Consulte a un dermatólogo si tiene piel sensible o si tiene alguna inquietud después de aplicar una mascarilla para dormir.

Tenga en cuenta que las mascarillas para dormir son un complemento de su rutina habitual de cuidado de la piel y no un reemplazo de la crema hidratante o el protector solar.

Las mascarillas para dormir se han convertido en un elemento favorito en las rutinas de cuidado de la piel e incluso prometen dejar la piel radiante mientras duermes. ¿Pero deberías usarlos todas las noches?

La respuesta no es tan simple, como la mayoría de las cosas en el cuidado de la piel. ¡Veamos ambos lados uno por uno! El Dr. Kiran Bhatt, cosmetólogo y vicepresidente de Junosc Clinic comparte los beneficios y desventajas:

Beneficios del uso tópico (1-2 veces por semana):

  1. hidrataciónLas mascarillas para dormir contienen ingredientes hidratantes como ácido hialurónico y glicerina. Estos ingredientes atraen y retienen la humedad, dejando la piel hidratada. Es especialmente útil para los tipos de piel seca.
  2. tratamientos para el cuidado de la pielDiferentes mascarillas son adecuadas para diferentes problemas de cuidado de la piel. Para iluminar tu cutis opta por la vitamina C, para calmar la irritación puedes optar por la centella asiática y para combatir los signos de la edad el retinol es realmente eficaz.
  3. reparación celularTu piel pasa por un proceso de renovación natural durante la noche. Algunas mascarillas contienen AHA y BHA, que eliminan las células muertas de la piel. Esto hace que tu piel sea suave y brillante.

Desventajas del uso diario:

  1. sobreexfoliaciónAlgunas mascarillas contienen ácidos exfoliantes (AHA/BHA) que pueden alterar la barrera cutánea y provocar sequedad, irritación y sensibilidad.
  2. poros obstruidosLas mascarillas ricas pueden resultar demasiado espesas para la piel grasa o propensa al acné, que también puede obstruir los poros y provocar brotes.
  3. equilibrio natural perturbadoEl uso excesivo de cualquier producto para el cuidado de la piel puede alterar la capacidad natural de la piel para producir humedad y grasa. Esto puede crear dependencia de las máscaras.

Entonces, ¿con qué frecuencia deberías usar una máscara para dormir?

Depende de tu tipo de piel y necesidades. A continuación se ofrecen algunas pautas rápidas que pueden ayudarle a garantizar un uso seguro y eficaz de una máscara para dormir:

● Piel seca: 2-3 veces por semana para hidratación adicional

● Piel normal: 1 o 2 veces por semana para obtener luminosidad.

● Piel grasa o propensa al acné: una vez a la semana o menos (elija una fórmula suave)

● Piel sensible: primero haga una prueba de parche y úsela con moderación.

¿Cómo utilizar una máscara para dormir?

1. Aplicar sobre la piel limpia y seca después de su rutina nocturna normal.

2. Extiéndelo uniformemente sobre tu piel.

3. Lávelo por la mañana con agua tibia y un limpiador suave.

¿Qué cosas se deben tener en cuenta?

“Aunque las mascarillas para dormir no suelen ser seguras, pueden provocar daños en la piel”, afirma el Dr. Bhatt. Siempre presta atención a la reacción de tu piel ante algo nuevo. Si sientes incluso una ligera irritación, deja de usarlo, ya que puede estropear la salud de la piel.

Además, tenga en cuenta que las mascarillas para dormir son solo un complemento de su rutina habitual de cuidado de la piel y no un reemplazo de la crema hidratante o el protector solar. Sigue atentamente las instrucciones de uso y no lo utilices en exceso.

Finalmente, si tienes piel sensible o tienes alguna inquietud después de aplicar una mascarilla para dormir, consulta a un dermatólogo.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here