La Corte Suprema dictaminó el lunes que el expresidente Trump no puede ser descalificado para aparecer en las boletas estatales a pesar de los cargos de “participar en una insurrección” después de perder las elecciones de 2020, lo que le impide ocupar el cargo según la Constitución.

Al revocar una decisión de los jueces de Colorado, el tribunal superior dijo que los estados no tienen la autoridad para interpretar la 14ª Enmienda posterior a la Guerra Civil ni utilizarla para eliminar a un candidato presidencial de la boleta estatal.

Esta fue una decisión unánime y sin firma.

En diciembre, la Corte Suprema de Colorado dictaminó que Trump no era elegible para la presidencia porque violó la Sección 3 de la 14ª Enmienda. Afirma que ninguna persona “puede ocupar ningún cargo, civil o militar” que haya prestado juramento de apoyar la Constitución y luego se involucre en “rebelión o rebelión” contra Estados Unidos.

Historiadores y juristas dijeron al tribunal en escritos de amigos del tribunal que el Congreso de Reconstrucción buscaba impedir que los “insurrectos” obtuvieran el poder y destruyeran la democracia estadounidense.

Los jueces no cuestionaron su interpretación de la historia, pero parecían más preocupados por permitir que los jueces estatales retiren de la boleta a un candidato que es abrumadoramente elegido por los votantes republicanos.

“Debido a que la Constitución deja al Congreso, y no a los estados, responsable de hacer cumplir la Sección 3 contra los funcionarios y candidatos federales, la revocamos”, decía la decisión del lunes.

Los nueve jueces dijeron que estaban de acuerdo en que Colorado o cualquier estado no puede descalificar a un candidato presidencial basándose en la 14ª Enmienda.

Pero los jueces Sonia Sotomayor, Elena Kagan, Ketanji Brown Jackson y Amy Coney Barrett objetaron la parte de la opinión del tribunal que decía que el Congreso debe promulgar una ley para implementar esta disposición de la 14ª Enmienda.

“Hoy, la mayoría va más allá de los requisitos de este caso para limitar cómo la Sección 3 puede impedir que un insurreccional que rompe el juramento se convierta en presidente. Aunque estamos de acuerdo en que Colorado no puede hacer cumplir la Sección 3, nos oponemos al intento de la mayoría de utilizar este caso para definir los límites de la aplicación federal de esa disposición. Debido a que decidiremos sólo el asunto que tenemos ante nosotros, estaremos de acuerdo sólo en la decisión”, escribieron los tres liberales del tribunal.

Barrett también presentó un acuerdo similar.

“Estoy de acuerdo en que los estados no tienen el poder de invocar la Sección 3 contra los candidatos presidenciales. Este principio es suficiente para resolver el asunto y no tomaré ninguna otra decisión. …A mi juicio, este no es el momento de intensificar el desacuerdo con dureza. El tribunal ha resuelto una cuestión políticamente cargada en una temporada volátil de elecciones presidenciales. Especialmente en esta situación, la escritura en la cancha debería hacer bajar la temperatura nacional, no subirla. Para los propósitos actuales, nuestras diferencias son mucho menos importantes que nuestro consenso: los nueve jueces están de acuerdo en el resultado del caso. Ése es el mensaje que los estadounidenses deberían llevarse a casa. ,

El tribunal actuó con una velocidad inusual para escuchar la apelación de Trump y fallar a su favor. Sus abogados pidieron al tribunal que revisara el caso de Colorado el 3 de enero. Dos días después, se aceptó el recurso y el debate tuvo lugar el 8 de febrero.

Los jueces fallaron a favor de Trump menos de un mes después y el martes, justo a tiempo para que se contaran sus votos en las elecciones primarias de Colorado.

El tribunal ha actuado con menos rapidez para resolver el reclamo separado de Trump de inmunidad presidencial frente al procesamiento. Como resultado, es posible que no se celebre un juicio penal sobre su papel el 6 de enero hasta después de las elecciones de noviembre.

La semana pasada, el tribunal anunció que escucharía el reclamo de inmunidad de Trump y programó los argumentos para la semana del 22 de abril. Según ese cronograma, es poco probable que los jueces se pronuncien antes de junio.

Para entonces, puede que sea demasiado tarde para celebrar una audiencia antes de las elecciones de noviembre.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here